Julio 23, 2019

Zoofarmacognosia Aplicada a Equinos

Zoofarmacognosia Aplicada a Equinos https://pixabay.com/es/photos/caballos-caballos-salvajes-animales-2904536/

Se define Zoofarmacognosis como el proceso por el cual los animales se automedican y autodosifican mediante la selección y utilización de extractos vegetales, suelos (arcillas) e insectos para tratar y prevenir la enfermedad.



La palabra Zoofarmacognosis proviene del griego ZOO=animal, FARMA= medicamento y COGNOSIS= conocimiento; este concepto es acuñado por el Dr. Eloy Rodríguez, bioquímico, catedrático de la Universidad de Cornell, que junto con el Zoólogo/ Antropólogo de la Universidad de Harvard Richard Wrangham en 1993, nos explican cómo los animales nos han enseñado a través de la selección de plantas, muchos de los medicamentos importantes que utilizamos hoy en día. Estos científicos observaron como los primates que contraen las mismas enfermedades a las nuestras, saben que hacer cuándo están enfermos.


Observaron que estos animales se enfocan en especies específicas de plantas y dejan de comer todo lo demás cuando enferman.



Explican como a través de observar varios días a un chimpancé aparentemente enfermo, mostraba especial interés por una especie de planta, la cual curiosamente no se comería toda, sino que quitaría las hojas, rompería el tallo y bebería la salvia.

Luego, los científicos hicieron una química de la planta y pudieron observar como la química de la hoja era totalmente diferente de la química del tallo.

Esto es un claro ejemplo de que los animales seleccionaban una cierta parte de la planta que tenía los químicos adecuados para que una vez ingeridos pudiera restablecer su salud.

Así es como estos investigadores han descubierto más de 30 diferentes plantas cuyas partes son utilizadas por distintos simios para auto curarse y que a su vez las usamos nosotros en la actualidad.



La zoofarmacognosis (algunos antecedentes)

Otros entendidos como RICHARD HUFFMAN y otros científicos, observaron en los años 80´s en sus investigaciones con primates, como una hembra de chimpancé en mal estado físico, que no comía y que parecía notablemente enferma, basaba su dieta en esos días de enfermedad exclusivamente de brotes de una hoja amarga que no formaba parte de su dieta habitual llamada “Vernonia amygdalina”, la cual ayudaba a chimpancés en Tanzania a deshacerse de gusanos y parásitos intestinales.


Lo sorprendente era que estas hojas eran tragadas sin masticar (ya que contenían una composición química más tóxica que el tallo “vernodalina”) y de esta manera por la textura de la hoja hacían un efecto de escoba en el intestino ayudando a expulsar los parásitos que quedaban atrapados en los pelos de dichas hojas. Además, extraían del tallo su salvia que es rica en “vernoniosido B” componente menos tóxico que la vernodalina de la hoja, el cual tenía como propiedad matar varios tipos de hongos y gusanos.

Del mismo modo observaron cómo los pobladores de esta región utilizaban las mismas especies que utilizaban los chimpancés para curar sus problemas digestivos.


Por otro lado, Cindy Eng, en su libro “WILD HEALTH” expone como los animales domésticos como perros y gatos llevan mucho tiempo comiendo hierba, como una estrategia de medicación residual de sus antepasados (teniendo 2 efectos principales, el emético y el purgante).

El primero para eliminar un malestar estomacal por indigestión, provocando el vómito y el segundo para tener un efecto antiparasitario.

 

Es de esta manera como Cindy Eng, resalta la gran capacidad de los animales, en este caso los domésticos, para mantener un equilibrio físico lejos de la enfermedad, escogiendo plantas de su entorno para usarlas como medicamentos naturales que les ayudaban a mantenerlos alejados de la enfermedad.

Lo mismo pasa con corderos, donde expone en su libro como estos, comen arcillas para aliviar sus problemas antiparasitarios, ayudando el consumo de ésta de 3 maneras: por absorción de toxinas secretadas por los parásitos, de manera física excretando los huevos de parásitos y protegiendo el intestino por la invasión de los parásitos.

También nos habla de cómo los elefantes africanos, animales llenos de sabiduría y con mucho conocimiento ancestral; tienen predilección por aguas arcillosas para la obtención de minerales, y también el gusto por algunas palmeras (Palmyra mtanga-tanga) y sus frutos (umganu marula) los cuales para llegar a ellas tienen que caminar más de 10 kms. de distancia hasta su encuentro, ocasionándoles su consumo, un estado eufórico de borrachera transitoria, pero el objetivo principal del consumo de este fruto es crear una reserva calórica importante para sobrevivir a tiempo de sequía, ya que, además, dichos frutos tienen la capacidad de evitar problemas cardíacos por cambios en los factores de grasas en sangre en estas épocas.



Otro ejemplo son las plantas mágicas de los indígenas de los bosques de Gabon y Congo norte, “el arbusto iboga” que gracias a puercoespines hoy en día sabemos que es un ingrediente vital en su ceremonias de iniciación por tener propiedades mágicas las cuales les acerca a sus Dioses y el conocimiento del universo, así también siguiendo en esta línea tenemos a los Mayas muy conocidos por la utilización de sus elixires mágicos “las flores de la Turina corymbosa”, que gracias a las abejas, las cuales gustan construir sus panales en dichas flores, se sabe de las potentes propiedades analgésicas que dicha planta posee, así como que son facilitadoras del parto y eficientes en problemas de cálculos renales entre otras propiedades curativas y espirituales.

Es impresionante ver como los animales logran encontrar y equilibrar sus requerimientos minerales en la naturaleza y como a través de los tiempos hemos observado y adquirido estos conocimientos para preservar nuestra propia salud.


Ante estas investigaciones, podemos concluir que en el mundo animal es de vital importancia el proceso de respuesta hedónica que se entiende como la preferencia o gusto, en cuanto alimentación se refiere, la cual responde y cambia en base a sus necesidades y requerimientos aprendiendo las consecuencias de lo que comen y ajustando su alimentación en consecuencia. Así conocemos y podemos explicar hoy en día de la capacidad que presentan los animales para auto- medicarse y dosificarse de manera adecuada según sus necesidades.

 


¿De dónde proviene la Zoofarmacognosia como terapia?

La terapia de Zoofarmacognosia Aplicada fue creada por Caroline Ingraham en Inglaterra. Quien fundó en 1984 “The Ingraham Academy of Zoopharmacognosy” (IAZ) y a partir de este año, ha ido capacitando a las personas sobre los grandes beneficios de esta terapia.


¿Cómo funciona?

La Zoofarmacognosia, como terapia es una potente herramienta que tiene como función principal proporcionar a los animales domésticos y/o en cautiverio, los remedios derivados de las plantas en sus distintas presentaciones (aceites esenciales, macerados, hidrolatos, plantas secas, arcillas etc.) que por la condición propia del animal al estar en cautiverio o por su ubicación geográfica, no podrían acceder de forma natural.

 

Una vez ofrecidos estos remedios, los animales a través de su conocimiento ancestral escogen él o los remedios que pueden ayudar a curarse y sanarse, todo esto a través de la propia selección por parte del animal, determinando ellos mismos, la cantidad, la forma de presentación de las plantas y algunas veces hasta la parte del cuerpo donde necesitan el remedio seleccionado.


¿Cómo se lleva a cabo una sesión de Zoofarmacognosia de manera adecuada?

Para empezar, es muy importarte tener claro que para ver resultados favorables y tener un diagnóstico certero, es de vital importancia poner todos nuestros sentidos y toda nuestra atención durante la sesión, ya que los animales nos muestran valiosa información en la expresión corporal, la respiración y la mirada.

Así es que si no tenemos puesta toda nuestra atención podemos perder valiosa información que nos ayudará a tener un diagnóstico adecuado y por consiguiente un tratamiento eficaz.

 

Esta terapia se lleva a cabo de la misma manera en todas las especies animales tomando en cuenta pequeños matices para cada especie en particular, por ejemplo, el espacio necesario, carácter de cada especie, tamaño y características propias del animal.

Es por esta razón, que para efecto de esta charla hablaremos de las generalidades en la conducta equina.

 

También será muy importante el conocimiento adecuado y capacidad de observación que tenga el terapeuta para interpretar dicha respuesta, por ejemplo:

  • En caballos sabemos por el reflejo de Flehmen que están empleando el órgano vomeronasal llevando la información de aquello que han elegido oler o comer al sistema límbico.
  • El lenguaje corporal será importante para determinar no solo si le gusta o no la planta, sino que en algunas ocasiones nos puede ayudar a saber la vía correcta de aplicación.
  • El movimiento de las orejas nos ayudará a observar si el caballo se siente cómodo o no con la terapia, si esta puesta su atención en ella o está más interesado por su entorno.

 

 

Para llevar a cabo esta terapia es importante seguir las siguientes recomendaciones para poder obtener mejores resultados de esta:

  • Es recomendable trabajar con nuestro paciente en una ambiente relajado y tranquilo para él, en el caso de pequeños animales se aconseja delimitar espacios donde se permita que el animal pueda moverse con libertad, pero evitar lugares abiertos por posibles huidas.
  • Para animales medianos y grandes como es el caso de équidos y rumiantes se recomienda mantener en lo posible alejadas a las moscas, dar de comer y beber media hora antes de la terapia y en lo que respecta al espacio, el suficiente para que pueda retirarse y volver si lo desea.
  • Sobre todo, en las primeras sesiones tener mucha paciencia dando tiempo para procesar todos los remedios proporcionados (el tiempo de sesión puede variar entre 10 minutos hasta 3 horas)

 

En ningún momento se obligará al paciente a oler o beber algún aroma o extracto vegetal sin ser seleccionado por él mismo.

  • Cada animal reacciona de distinta manera.
  • Es muy importante que en el momento de la sesión toda nuestra atención este con nuestro paciente, ya que es vital el observar cada reacción de éste y las distracciones nos podrían alejar de un resultado certero.
  • Una vez elegido el remedio nuestro paciente podrá pedirlo por determinado periodo de tiempo hasta que no lo necesite más, este periodo puede variar de 3 a 21 días o más.
  • Es importante tener en cuenta que, en el caso de los aceites esenciales, tienen un sabor fuerte y amargo debido a esto se tiene la certeza que si el animal selecciona alguno será porque realmente lo necesita.
  • Se recomienda ofrecer los remedios seleccionados mínimo 2 veces al día. Evitar las horas de comida dando siempre después.
  • Al momento de ofrecer el aceite o extracto es importante sostenerlo con firmeza, sobre todo en el caso de los aceites esenciales, tratando de cubrirlo al máximo para evitar que en el caso de los équidos y rumiantes nos lo puedan quitar y tragarlo.
  • Tener cuidado de no dejar frascos abiertos cerca de animales o niños.
  • A veces un animal se aleja de los remedios a primera vista, pero puede mostrar interés si volvemos a ofrecérselo al cabo de un momento. En mi experiencia hay animales a los cuales determinado olor, sobre todo de aceites esenciales les resulta muy desagradable y en ocasiones repulsivo mostrando un comportamiento agresivo y/o esquivo. No se debe obligar al animal a oler más este aceite en la misma sesión, podemos intentar con algún otro con propiedades parecidas, el cual le resulte agradable. Esto es, porque el gran poder a nivel emocional que tienen los aceites esenciales les permite traer recuerdos o vivencias desagradables, por tanto considero que si queremos ayudar a nuestro animal a superar un trauma o modificar una conducta tenemos que hacerlo a su ritmo, de la mejor manera posible para él, dándole su tiempo y respetando en todo momento su decisión, ya que considero, que igual que los seres humanos, cada animal tiene su propio ritmo de recuperación y debemos respetar este tiempo, esto nos ayudará a asegurar la recuperación adecuada y sobre todo la confianza que tendrá con el terapeuta a lo largo de las sesiones.
  • En el caso de gatos es preferible el uso de hidrolatos en vez de aceites esenciales, ya que al tener el sentido del olfato muy sensible hay algunos gatos que el olor tan intenso de los aceites esenciales les resulta demasiado. Y el uso de los hidrolatos puede ser una opción muy segura y extraordinaria para ellos.

Después de este proceso es recomendable hacer una pequeña lista de los posibles remedios elegidos por el animal en cada visita para hacer nuestras observaciones y seguimientos posteriores.


Importancia del la zoofarmacognosis para los veterinarios.

Sin duda desde mi experiencia profesional, creo que esta terapia es una herramienta muy interesante y de gran ayuda en nuestra labor como profesionales de la salud y bienestar animal, ya que nos permite mirar con atención lo que con su comportamiento y selección nos dice nuestro paciente. Y así tener una herramienta más para llegar a diagnósticos más certeros y tratamientos más eficaces.

 

El hecho de que la Zoofarmacognosis permita a los animales participar en el proceso de curación nos puede aportar seguridad y confianza en nuestros diagnósticos, ya que el propio animal con su auto conocimiento de sanación nos da información sobre el origen de su desequilibrio.

Además, el uso de esta terapia ayuda a crear un vínculo estrecho de confianza entre el veterinario y el animal reduciendo el estrés, la cual para los que la aplicamos se vuelve una herramienta imprescindible para optimizar y reducir los tiempos de tratamiento.

 

Beneficios que nos proporciona la zoofarmacognosis en la medicina veterinaria

1.- Nos enseña a interpretar de manera correcta las señales que nos muestra el paciente (parte que toma tiempo, experiencia y saber observar) por ejemplo, lamidos, cierre de ojos, orejas hacia atrás, babeo, inclinación de la cabeza hacia el aceite esencial o ingrediente natural que utilicemos.

2.- Nos proporciona 3 vías de aplicación que dependerán de la naturaleza del desequilibrio: por inhalación, vía oral y/o tópica

a) Inhalación: comúnmente elegida para tratar trastornos emocionales.

b) Oral: Especialmente escogida en el caso de problemas digestivos donde aunado a la vía por inhalación harán una simbiosis actuando a nivel de la membrana de las mucosas orales y digestivas y la parte absorbida viajará a través del torrente sanguíneo.

c) Tópica: En algunos casos el propio paciente nos indica donde quiere el aceite seleccionado, ya sea en una zona en particular o un punto concreto, en este caso podemos escoger algún punto de acupuntura referente o maestro.


3.- Podemos aprender como escoger el remedio adecuado para nuestro paciente (aceites esenciales, arcillas, macerados, hidrolatos, semillas, hojas secas etc.) Gracias a la gran sabiduría por parte de las plantas y con un conocimiento adecuado de Medicina Tradicional China podemos entender y reconocer de manera clara cuál es el órgano origen del desequilibrio y los órganos afectados en consecuencia.

4.-También podemos ayudarnos de información documental de fitoterapia para establecer en base a nuestros conocimientos, que extracto vegetal o arcilla será el indicado para cada paciente, en base a la sintomatología o cuadro clínico, tanto por su comportamiento, como por su estado fisiológico, pero SIEMPRE se debe tener claro que será el animal el que elige que remedio es el adecuado para él esté o no este dentro de nuestra selección inicial.

5.- La zoofarmacognosis nos proporciona la forma adecuada de acercar la medicina de la naturaleza de una forma específica para cada especie a tratar.

 

Conclusión:

En los tiempos que vivimos, es muy importante ser consciente y poner especial atención a la experiencia de las plantas en cuanto a su forma de supervivencia, resistencia, adaptabilidad, crecimiento y evolución al medio en donde crecen y se desarrollan.

Mi sensación es que las hemos dejado de lado y nos empeñamos en la utilización de compuestos sintéticos para alimentar y tratar a los animales que posteriormente irán a parar a nuestro cuerpo.

 

En este ciclo evolutivo del que formamos parte, piezas fundamentales como son las plantas, se convierten en una herramienta clave. Creo que en el caso de la Zoofarmacognosia tenemos en nuestras manos una terapia que le permite a nuestro paciente utilizar su conocimiento instintivo para mostrarnos diferentes alternativas de tratamiento más respetuosas con su organismo.


Hemos hablado a lo largo de esta charla cómo por un lado tenemos a los animales que saben y reconocen que plantas necesitan para curarse, y por otro lado cómo las plantas nos enseñan y ayudan con sus propiedades curativas a nivel físico y emocional a saber dónde está su desequilibrio, además nos dan alternativas de tratamiento más específicas y respetuosas, sin apenas efectos secundarios y con tiempos de recuperación sorprendentes.

Sin duda la veterinaria integrativa tiene un gran camino por andar, debemos entender que para seguir este camino tenemos que darnos cuenta de que la suma de los conocimientos nos fortalecerá como profesionales de la salud animal.




Referencias bibliográficas:

  • JEANNETTE ESSENTIALS. 2015 Aromatics for Animals. Curso on line Psico-Aromaterapia para Animales e introducción a la “Zoofarmacognosia aplicada” al animal doméstico.
  • MOJAY, GABRIEL. 1997. Aromatherapy for Healing the Spirit “Restoring Emotional and Mental Balance with Essential oils”. London, Gaia Books Limited
  • MORAG, NAYANA. 2011. Essential Oils for Animals “Your complete guide to using aromatherapy for natural animal Health & management”. USA, Off The Leash Press, LLC,
  • MORAG, NAYANA. 2015. The Aromatic Dog “Essential Oils, Hydrosols & Herbal oils for Everyday dog care: A practical guide”. USA, Off The Leash Press, LLC
  • INGRAHAM, CAROLINE. 1997. Aromatherapy for Horses. Shrewsbury. UK, Kenilworth Press
  • LEIGH, BELL. KRISTEN. 2002. Holistic Aromatherapy for Animals: A Comprehensive Guide to the Use of Essential Oils & Hydrosols with Animals, Published by Findhorn Press, Scotland, UK.
  • ASHLEY, ELIZABETH. 2014. Essential Oils for the Mind Body Spirit “The Holistic Medicine of Clinical Aromatherapy” Ebook
  • CATTY, SUZANNE. 2001. Hydrosols “The Next Aromatherapy”. Rochester, Vermont, Healing Arts Press
  • ENGEL, CINDY Ph.D. 2002. Wild Health “How Animals Keep Themselves Well and What We Can Learn From Them”. UK. Editorial Cindy Engel
  • PUERTAS, N. DOLORES; SNIJDERS ALBERT. 2009. Acupuntura en veterinaria. España, editorial Holosfera
  • “The Chemistry of life” Interview: Eloy Rodríguez- web01.cabeard.k12.in.us/science/APBiology/bc_campbell_biology_7/0,7052,4350345-, 00.html
  • Further Obervations on the Use of the Medicinal Plant, Vernonia amygdalina (Del). By a Wild Chimpanzee, Its Possible Effect on Parasote Load, and Its Phytochemistry. HUFFMAN, Michael A.; GOTOH, Shunji; IZUTSU, Daisuke; KOSHIMIZU, Koichi; KALUNDE, Mohamedi Seifu

 

Rate this item
(1 Vote)
María de Jesús García Loza, MVZ

Graduada como Veterinaria Zootecnista en México en el año 2000. Desde 2010 ejerce a través de su nombre comercial VETERAPIA aplicando todos los conocimientos y experiencia que ha ido adquiriendo proporcionando a sus pacientes un servicio integral combinando distintas terapias. Logrando que su profesión se haya convertido en una forma distinta de sanar que respeta la naturaleza del organismo.

 

Directora de la Cátedra de Medicina Veterinaria “Enedina Silva Cabrera” del Instituto de Aromaterapia Integral E.S.B. en Barcelona, España.

E-mail: mgl@veterapia.com

© 2018 VeterinarioAlternativo.COM
Desarrollado y administrado por Virtual Creativex S.A.S.